Empoderando a Mujeres Indígenas con un enfoque empresarial

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible establece en el Objetivo 5 la Igualdad de Género, poniendo n a todas las formas de discriminación contra las mujeres y niñas, siendo no solo un derecho humano básico, sino que además crucial para el desarrollo sostenible. Se hace cada vez más evidente que empoderar a las mujeres y niñas tiene un efecto multiplicador y ayuda a promover el crecimiento económico y el desarrollo de los territorios.

Programa de Innovación e Inclusión Social - Apoyo de Emprendimientos Liderados por Mujeres Indígenas


En general, en Guatemala, las mujeres tienen diferentes barreras que las limitan, tales como: falta de acceso a la tierra, asesoría adecuada para organizarse, apoyo técnico y financiero, barreras idiomáticas, machismo, violencia y la falta de representatividad en esferas de la vida pública, incluyendo los espacios de toma de decisiones que afectan sus vidas. A nivel nacional, hay un número limitado de grupos liderados y conformados por mujeres y únicamente uno de cada diez grupos organizados de mujeres en el país tiene una figura legal.


Es por ello, que el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) apoya el empoderamiento económico de la mujer y a la generación de condiciones efectivas que aseguren sus ingresos y medios de vida. Como parte del Programa de Innovación e Inclusión Social, el PPD impulsa iniciativas enfocadas al fortalecimiento organizacional de grupos de mujeres que les permita mejorar sus productos, ampliar sus redes de distribución y acelerar su presencia en mercados nacionales e internacionales de forma digital.


Tal es el caso de la recién establecida Cooperativa Integral de Comercialización de Emprendedoras de San Marcos, conformada por socias de 10 redes empresariales del municipio de San Marcos, que con el apoyo técnico de la Asociación Civil Estudios de Cooperación de Occidente (ECO), han logrado fortalecer sus capacidades y buenas prácticas para la producción y comercialización de huevos de gallina bajo una perspectiva de economía circular y conservación del medio ambiente.


La formación de cooperativas de mujeres bajo una figura legal asegura la sostenibilidad de los emprendimientos y de los ingresos de las productoras. Promover este tipo de iniciativas contribuye a la reducción de la pobreza, a asegurar el ingreso de las familias y al desarrollo de la economía local.


“Ahora han aumentado mis ingresos económicos, aporto en mi hogar para cubrir nuestras necesidades básicas. Espero seguir adelante en la producción de huevo y hacer más grande mi granjita.”

Vicenta Isabel Gómez, Red Empresarial: La Bendición de San Rafael Soche,

San Marcos.



BENEFICIARIOS: 200 mujeres

3 vistas0 comentarios