top of page

Programa de Innovación e Inclusión Social de Apoyo de Emprendimientos Locales liderados por Mujeres

Historia de éxito

Berta Navichoc de Teixchel



Berta Navichoc es la directora de Teixchel, Tejidos Ecológicos de Ixchel, una asociación de San Pedro La Laguna, dedicada a la elaboración de productos textiles a base de tintes ecológicos y naturales.


Teixchel se legalizó en 2009 como una asociación para generar sustento económico y a la vez conservar la cultura del tejido y el arte ancestral. Pero sus inicios se remontan 40 años atrás, cuando un grupo de mujeres artesanas tz’utujiles se reunieron para darle vida al tejido de cintura que se estaba debilitando. Con el tiempo, estas fundadoras lograron formalizarse y crear una asociación que a la vez les permitiera mantener a sus familias a través del tejido.


La asociación se compone actualmente de 30 madres solteras, viudas y ancianas de escasos recursos y sus ingresos dependen de las ganancias de las ventas logradas. El trayecto ha sido largo, pero hoy en día cuentan con una larga experiencia en el diseño, elaboración y venta, así como en la exportación de productos artesanales.



Al día de hoy, Teixchel cuenta con un local comercial ubicado en la calle del embarcadero de San Pedro La Laguna, en este exponen y venden productos elaborados por las mujeres de la asociación. Los más populares son bufandas, cosmetiqueras, billeteras y “clutchs ancestrales”, pequeños bolsos de brin con bordados de diseños certificados y con gran simbolismo.


Berta, quien es fundadora, ha sido clave y pilar en el desarrollo de Teixchel, actualmente ella es quien realiza los diseños, da las capacitaciones, hace gestiones administrativas y lleva la relación con ciertas organizaciones que les brindan apoyo e incluso con clientes en el extranjero.


Teixchel es una asociación autosostenible, conforme tienen pedidos, van realizando productos y dependen de la venta de los mismos para subsistir, de la misma manera, las artesanas reciben el pago por los productos que han realizado y se han vendido. En un inicio vendía únicamente a través de intermediarios, luego logró alquilar un espacio para una pequeña tienda, con el tiempo, también entregaban productos en 5 tiendas en los Estados Unidos, pero desde la pandemia dejaron de hacerlo y todo se complicó.


Sobre la pandemia, Berta comenta:

“Nos afectó mucho, sobre todo por los productos que se quedaron. En ese tiempo me hicieron un pedido grande y tuve que hacer un préstamo para comprar la materia prima, pero como vino la pandemia, esa persona ya no habló, no mandó el anticipo, ni hizo la compra”.

Explica que entre los gastos fijos de Teixchel, debe pagar el salario de dos empleados y el alquiler del local; y durante la pandemia no lograban pagar esos gastos.


El comercio digital es una gran oportunidad para Teixchel, pero Berta cuenta que siempre se han enfrentado a los retos de la tecnología. Sin embargo, gracias a su trayectoria y a la calidad de sus productos, Teixchel ha sido apoyada por diferentes instituciones. En 2020 una de ellas les apoyó en el manejo de las redes sociales, en donde promovían la venta de productos y efectivamente recibían pedidos. En 2021, iniciaron con su sitio web, comenta “una fundación nos apoyó haciendo nuestra página y una voluntaria estuvo ayudándonos a mantenerla, pero al terminar este apoyo ya no pude hacer nada”.



Desde 2021 Teixchel ingresó al Programa de Innovación e Inclusión Social de Apoyo de Emprendimientos Locales liderados por Mujeres Rurales del Programa de Pequeñas Donaciones Guatemala del FMAM implementado por PNUD y ejecutado por Agexport y Comunidades de la Tierra. A través de formación y asesoría en finanzas, mercadeo digital y exportación, el proyecto busca desarrollar capacidades para mejorar el desempeño de las empresas.


Berta comenta que además de los retos que representa la tecnología, tienen dificultad para costear el Internet, por esta razón los consultores de Agexport consideraron que la mejor opción para Teixchel era ingresar sus productos a Novica, un marketplace digital e internacional de productos hechos a mano que ofrece un gran apoyo para los artesanos, ya que ellos se encargan de todo el proceso de comercialización (control de calidad, mercadeo, logística de envío, etc.).


El proceso de Berta en el proyecto fue especial, ya que además se le donó materia prima para elaborar los productos que serían las muestras para subirlos a Novica. Además, los consultores realizaron todas las gestiones del proceso para ingresar a Teixchel. De esta manera, el proyecto se aseguró de facilitarle las ventas en línea.


Novica representa una gran oportunidad de ventas digitales para estas artesanas, ya que sus productos lograrán tener un gran alcance a nivel internacional, pues Novica se promociona también en otros marketplaces digitales como Unicef Market, Amazon, Kiva Store, Ebay, entre otros.


Berta cuenta que ahora el flujo de turistas ha reiniciado, pero no ha sido el mismo para retomar los ingresos que generaban antes. Sin embargo, indica que recientemente recibió un pedido de 40 clutchs, “Cuando es un pedido grande yo convoco a otros grupos. Ahora tengo tres grupos que voy a capacitar, pero estoy tomando mujeres fuera de la asociación porque necesitamos más manos.” Considera que necesitará 50 mujeres, quienes podrán generar ingresos con este pedido, además se beneficiarán con las capacitaciones. “Las voy a capacitar en tinte natural, tejido, diseños y los colores, que es lo que más interesa a los turistas”, comenta Berta.


A través de los años, Teixchel ha representado una fuente de ingresos para este grupo de artesanas de San Pedro La Laguna. El ingreso a Novia y sus avances en las ventas digitales multiplicarán sus oportunidades de darse a conocer y vender sus productos. El acompañamiento del programa será clave para superar los retos de la tecnología y generar ingresos de las ventas en línea que les permitan seguir manteniendo la cultura de los tejidos y el sustento de este grupo de madres de San Pedro La Laguna.




Commenti


bottom of page