top of page

Programa de Innovación e Inclusión Social de Apoyo de Emprendimientos Locales liderados por Mujeres


Historia de éxito

Cecilia Molina de Benam



Cecilia Molina es gerente de Benam, una empresa que fabrica bolsas y productos utilitarios hechos a mano, 100% de algodón y con textiles artesanales, velando que todos sus materiales sean amigables con el medio ambiente.


Benam surgió en 2015 como un emprendimiento familiar para apoyar comunidades en Nahualá, Sololá, con el fin de que los artesanos no migraran al lograr ingresos justos por su trabajo, y a la vez mantener las tradiciones de los telares de pie. Su motivación también es contribuir al medio ambiente, promoviendo la reducción del uso excesivo de bolsas plásticas.


Los productos de Benam está pensados en que sean útiles y prácticos. Cuentan con una línea básica en donde destacan las bolsas de compras, el morral multiusos, algunos tienen divisiones para facilitar la organización de lo que se lleva adentro. Otra línea es la de hogar, con paneras, centros de mesa, servilletas, individuales y otros. Y la última, de cuidado personal, “Esta tiene productos nuevos que han tenido bastante aceptación, ahí tenemos una cosmetiquera y una bolsa de mano, para documentos. También estamos sacando una porta laptop y porta libros”, cuenta Cecilia. Además, ofrecen bolsas personalizadas con serigrafía, bordados e incluso cuero para marcas y eventos.


“La calidad nos distingue porque son productos que duran, están bien confeccionados y no se destiñen porque los hilos también son 100% algodón”, comenta Cecilia.


En cuanto a sus proveedores, para la confección de las bolsas contrata los servicios de dos familias en Mixco, quienes tienen un taller y a los que se les paga por producto.


“Son nuestros socios comerciales y la idea es apoyarlos en su desarrollo para que vayan mejorando su calidad de vida e ingresos”, comenta Cecilia.

Los tejidos son elaborados en Nahualá, en donde contratan a dos familias que tejen los diseños creados por Benam, quien les entrega toda la materia prima para asegurase de la calidad de la misma. Cuando tienen pedidos más grandes, contratan gente externa.


No cuentan con una tienda física ya que venden principalmente a través de distribuidores, tienen 8 en Guatemala y entregan el producto por consignación. Además, tienen clientes corporativos que solicitan bolsas personalizadas a gran volumen. A nivel digital, se encuentran en los mercados digitales: cemaco.com, unpunto.shop y en Amazon, donde entraron en 2021, tras un proceso complicado, explica Cecilia. Cuentan con páginas de Facebook e Instagram, por donde también reciben pedidos eventuales. “Antes de la pandemia, teníamos más clientes corporativos y empresas que hacían congresos, ese era nuestro fuerte, hacer bolsas para posicionar marca”, cuenta Cecilia.


“Perdimos varios clientes, uno nos había cotizado 25,000 bolsas para un lanzamiento en toda la región y eso se cayó. Y se cancelaron congresos. Nos afectó mucho, así como a nuestros socios comerciales del taller y los tejidos. Teníamos muchas esperanzas en un cliente en Estados Unidos, que hace material promocional, le hicimos muestras para unas 10 empresas y no se ha concretado, a nivel internacional todo se paró y el mercado está muy contraído todavía”, explica Cecilia.

Desde 2021 B’anqen ingresó al Programa de Innovación e Inclusión Social de Apoyo de Emprendimientos Locales liderados por Mujeres Rurales del Programa de Pequeñas Donaciones Guatemala del FMAM implementado por PNUD y ejecutado por Agexport y Comunidades de la Tierra. A través de formación y asesoría en finanzas, mercadeo digital y exportación, el proyecto busca desarrollar capacidades para mejorar el desempeño de las empresas. “Creo que es un proyecto muy completo que apoyó a empresas a todo nivel, porque se veían empresas que no tenían ni presupuestos o flujos de caja, además, se cubrieron bastantes áreas, lo cual fue de mucha utilidad para todos”, comenta Cecilia.




Considera que fue muy integral y los hizo analizar sus metas. “Fue amplio el apoyo, empezamos por el Canvas, muchos no teníamos creado un business plan, y eso considero que enriqueció bastante, pues nos hizo pues ver hacia donde vamos, para planificar un poco más”, cuenta. Benam ya contaba con un plan de exportación elaborado, sin embargo, comenta, “Para nosotros el apoyo del proyecto fue más para ordenar la casa y así poder estar listos antes de salir”.


En cuanto al tema de innovación de productos, Cecilia comenta, “Recibimos esa asesoría en cuanto a diseños y colores, nos dieron sugerencias para desarrollar para una nueva colección. Pienso que fue muy completo y consideraremos todo lo recibido”.

Cecilia cuenta que siempre han tenido redes sociales, sin embargo, comenta que les llegan pocos pedidos por ahí y en Amazon, tampoco ha sido demasiado.


“Consideramos que nuestro negocio debería ir más orientado a buscar clientes que hagan pedidos más grandes, para llegar así a más clientes finales, como cadenas de retail, tiendas por departamento,” explica Cecilia.

Y en cuanto a sus metas de crecimiento comenta:

“Ya que nuestra línea va más por el B2B, queremos contactar distribuidores y cadenas que quieran distribuir nuestros productos. Lo que buscamos es hacer más sostenible la empresa, por supuesto que haya más ventas y por ende poder apoyar otras familias. Ya hemos han considerado otros tejedores en Comalapa y Totonicapán, también hemos hablado con personas y en Atitlán.” Cuenta.

Actualmente Benam ofrece trabajo a 20 personas aproximadamente, al triplicar sus ventas, como lo proyectan, podrían beneficiar 60 personas aproximadamente, además de ayudar a hacer conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y reducir el uso del plástico.



Comentários


bottom of page