Regenerando el bosque mediante el turismo:un esfuerzo en la Aldea Paxtocá

La Aldea Paxtocá, ubicada en el departamento de Totonicapán, miembro de los 48 cantones, es una comunidad Maya K’ich’e con sus propias características y formas de organización, que se ha caracterizado por la defensa y conservación de las tierras ancestrales.

Conservación comunitaria de paisajes terrestres


En los últimos años, muchas áreas boscosas de la aldea Paxtocá se han ido perdiendo debido al aumento de la frontera agrícola y el aumento de basureros clandestinos en el bosque, factores que amenazan la biodiversidad del territorio. Las comunidades indígenas del municipio tienen un fuerte compromiso por la preservación y protección de los bosques, en donde algunas comunidades tienen bosques comunales. En el caso de la Aldea Paxtocá, los bosques son propiedad privada, situación que limita a las autoridades indígenas y organizaciones para desarrollar acciones en el cuidado y preservación de los bosques.


La Asociación de Desarrollo Integral Xeiprojuve, fundada por un grupo de jóvenes Mayas K’ich’es, trabaja con el objetivo de contribuir al desarrollo sostenible de su comunidad a través de la implementación de acciones de conservación que permitan convertir a la Aldea Paxtocá en un destino de turismo comunitario.


Con la adquisición de 6 hectáreas de bosque y con el apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones, Xeiprojuve, en coordinación con la autoridad comunal, implementa acciones de recolección y clasificación de desechos sólidos. Con la participación activa de mujeres y jóvenes indígenas del territorio, también están trabajando para construir un sendero ecológico y promover una ruta turística comunitaria, establecer una casa artesanal e impulsar la degustación de la gastronomía local. Adicionalmente, se ha diseñado un mercado comunitario con protocolos sanitarios, en donde productores locales venden y compran productos del lugar, dinamizando así la economía local.


El turismo comunitario es una vía de reactivación económica para paliar las diversas crisis económicas, a través de la promoción del senderismo, el aviturismo, la cultura viva, entre otros, a la vez que se conservan y restauran los recursos naturales.


“Recibir un capital, que me permite generar ingresos y contribuir al desarrollo de mi familia, sin duda me empodera como mujer.”

María Susana García Velásquez, Aldea Paxtocá, Totonicapán.



BENEFICIARIOS: 38 mujeres y 25 hombres


0 vistas0 comentarios